Está Vd. en Estamos On >> Estamos On Magazine >> Del perro salchicha a las dos gotas de acero.
[RSS]
Compartir en FB
Estamos On Magazine :: Del perro salchicha a las dos gotas de acero.
30 de julio de 2012

Breve repaso a la historia del diseño de mascotas olímpicas.

 

Waldi: Munich 1972


La primer mascota fue un perro salchicha, con aire estirado y un poco minimal. Colores planos y poca creatividad. Pero Waldi marcó el camino para las siguientes mascotas de las olimpiadas.

  


Amik: Montreal 1976


Símbolo de Canadá y un animal perfecto para ser mascota de olimpiadas. Lamentablemente le hicieron falta los dientes y los bigotes propios de un castor, para darnos cuenta que era un castor y no una "mancha galardonada".

 

 

      

 

 

 

Misha: Moscú 1980

 

El tierno osito diseñado por un ilustrador de libros para niños fue una forma de acercar un personaje de apariencia dulce a los más pequeños hacia el espíritu olímpico. Una llamada al "eh somos comunistas y también sabemos hacer grandes eventos deportivos".

 

                

 

 

Sam: Los Ángeles 1984

 

Si reúnes: la bandera de las barras y estrellas, el ave nacional y la simpatía de un abuelo… BINGO! Tienes a Sam. Una de las mascotas más populares y patrióticas de cuantas hemos visto pasear por los Juegos Olímpicos. Recién horneada de la factoría Disney.

 

 

 

 

Hodori: Seúl 1988

 

El tigre es un animal legendario en la cultura coreana y la reinterpretación para convertirlo en mascota olímpica fue todo un acierto. El uso de colores planos unido al movimiento del tigrecito ( Ho que significa tigre y Dori que es un diminutivo masculino) la convierten en una de mis preferidas. Si, a pesar el bombín… 

 

 

 

                              

 

 

Cobi: Barcelona 1992


Basado en el perro pastor catalán, del cuál  no queda ningún rasgo en la mascota, este perro-hombre fue elegido mascota de estos juegos olímpicos. Diseñado por Javier Mariscal, fue un incomprendido de su tiempo. Su nombre viene del Comité Organizador de las Olimpiadas de Barcelona (COOB) y a pesar de las críticas iniciales se acabó convirtiendo en la mascota más entrañable de nuestro país junto con Naranjito.

 

Mira este video del diseñador de Cobi, merece la pena > Javier Mariscal: "Cobi no podría ser igual a día de hoy"

 

 

            

 


Izzy: Atlanta 1996


A veces la simplicidad más absurda lleva a mascotas como esta. Compuesta por el juego de palabras whatizit, del inglés “what is it? que significa “qué es esto?”. Esta forma azul con cola y los anillos olímpicos por todas partes no fue nada popular. El Comité Olímpico pidió que la mascota fuera más deportiva o que estuviese basada en elementos representativos de la cultura norteamericana. Finalmente, no lo consiguieron.

 

        

  

 

Olly, Sid y Millie: Sidney 2000


Australia, un territorio marcado por tener los animales más raros del planeta sacó a la calle a Olly que debe su nombre a la palabra “olimpiada”, Sid a la cuidad sede y Millie al cambio de milenio en el que se celebraron estos Juegos Olímpicos. Caricaturas simpáticas pero sin alma.

 

      

 

 

Athenà y Phèvos: Atenas 2004

 

Las mascotas más ridiculizados de cuentos juegos se han celebrado. Inspiradas en los figurines de la antigua Grecia deben su nombre a dos Dioses de Olimpia: Phevos, el Dios de la luz y la música, sabio como Apolo; y Athena, la Diosa de la sabiduría y protectora de la ciudad de Atenas. ¿Dos niños con pijama largo? ¿preservativos con pies?. Ahí lo dejo…

Los Fuwa: Beijing 2008

 

Los chinos dejaron claro que querían hacer los mejores juego de la historia. Se pusieron a la altura de Sidney en cuanto a número de mascotas y sacaron 5. Beibei es el pez, Jingjing es el panda, Huanhuan es la Llama Olímpica, Yingying es el antílope tibetano y Nini es la golondrina. Además cada uno representa uno de los cinco elementos de la naturaleza: el mar, el bosque, el fuego, la tierra y el cielo. 

 

Cuando los nombres se unen se forma la frase Bei Jing Huan Ying Ni que significa ”Beijing Le Da la Bienvenida“. Cada una de las mascotas también simboliza una bendición diferente: prosperidad, felicidad, pasión, salud y buena suerte.

 

  

 

 

‪Wenlock y Mandeville‬: Londres 2012


Los nombres de Wenlock y Mandevile están basados en ciudades inglesas donde esta última fue inspiración del barón Pierre de Coubertin, fundador del movimiento olímpico moderno. Diseñadas por la empresa Iris Design. Según su autor, Michael Morpurgo, nacieron a partir de las últimas gotas de acero sobrante de la construcción de la última viga de apoyo del Estadio Olímpico en una fundidora en Bolton. Tienen aire deportivo y fluido. Una de mis favoritas.

 

          


Y este es el pequeño repaso al mundo mascota desde que apareciese Waldi en las olimpiadas del 72'. Mucha imaginación para descifrar qué pretendían contarnos sus creadores y en otros casos un antes y un después en el diseño de iconos del merchandising y del marketing.

 

 

 

Rubén Ginorio

@rubenginorio